SEGUNDA COMISIÓN
(ASUNTOS ECONÓMICOS, FINANCIEROS, AMBIENTALES Y DE DESARROLLO)

 

La Segunda Comisión de la Asamblea General tiene la responsabilidad fundamental de dar seguimiento a todos los temas vinculados a la agenda de desarrollo sostenible y de la cooperación internacional para el desarrollo. De igual manera, es el espacio a través del cual la Asamblea General emite recomendaciones para el mantenimiento de la estabilidad del sistema financiero y la promoción del comercio internacional.

El trabajo de la Segunda Comisión se centra en los siguientes temas principales:

  • Agenda 2030 para el de Desarrollo Sostenible
  • Políticas Macroeconómicas
  • Asuntos Financieros, Deuda y Comercio Internacional
  • Medio Ambiente, Biodiversidad y Cambio Climático
  • Salud Pública y Desarrollo
  • Agricultura y Seguridad Alimentaria
  • Prevención de Desastres y coordinación de la asistencia humanitaria
  • Ciencia, tecnología e Innovación para el Desarrollo
  • Actividades Operacionales para el Desarrollo

Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible

México participó activamente en las negociaciones en la conformación de la Agenda de 2030 y los Objetivos  de Desarrollo Sostenible (ODS), como un marco de acción de 15 años para centrar los esfuerzos globales en la erradicación de la pobreza en todas sus dimensiones, el crecimiento económico incluyente, la protección del medioambiente y el combate al cambio climático, la protección de los derechos humanos y el estado de derecho.

Los 17 ODS y sus metas, deberán ser  alcanzadas a través de la cooperación internacional, la elaboración de políticas públicas nacionales y la medición de los avances en su implementación. La Agenda 2030 requerirá que la comunidad internacional defina de manera periódica las prioridades y estrategias para enfrentar los grandes retos globales. Naciones Unidas juega un papel central, al tratarse de un espacio universal de diálogo y concertación en el que se pueden impulsar acciones eficaces para el cumplimiento de la Agenda 2030.

Consejo Económico y Social y el seguimiento de la Agenda 2030

México impulsó en el seno de la ONU el fortalecimiento del Consejo Económico y Social (ECOSOC), órgano principal y responsable de la integración equilibrada de las tres dimensiones del desarrollo (económica, social y ambiental); el análisis y el seguimiento coordinados de las principales conferencias de Naciones Unidas; la promoción del diálogo sobre cooperación para el desarrollo y la inclusión y participación de las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC).

Su papel como órgano de la carta encargado de definir las prioridades políticas y coordinador de las actividades relativas al desarrollo en las Naciones Unidas al más alto nivel, se vio refrendando en el contexto de la Agenda 2030. En lla, se reconoció Foro Político de Alto Nivel bajo sus auspicios, como el espacio principal a nivel ministerial en el que se dará seguimiento periódico a los avances en el cumplimiento de los ODS. El ECOSOC y su amplio sistema de entidades y órganos subsidiarios, darán un seguimiento integrado de los compromisos recientemente alcanzados.

Por tanto, México impulsará la revitalización de los trabajos de las Ejecutivas del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y del Fondo de Población de las Naciones Unidas (FNUAP); el Foro de las Naciones Unidas sobre Bosques (FNUB); la Comisión de Desarrollo Sostenible (CSD);  el Proceso de los Foros de Cooperación para el Desarrollo; las Comisiones de Estadística, de Población y Desarrollo, de Ciencia y Tecnología y el Proceso de las Comisiones Regionales del Consejo Económico y Social, incluyendo la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Asuntos Macroeconómicos

En cuanto a  los temas macroeconómicos y de desarrollo dentro de la Segunda Comisión, México tiene como alta prioridad  promover de manera integrada la implementación y fortalecimiento de la agenda de financiación para el desarrollo sustentable a través del seguimiento de los compromisos adquiridos en la Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo llevada a cabo en Monterrey, México en 2002,  la Conferencia de seguimiento en Doha en 2008 y la Agenda de Acción de Adis Abeba.

Asimismo, fomenta la coordinación entre las Naciones Unidas y diversos organismos financieros internacionales, como el Banco Mundial (BM), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Actividades operacionales para el desarrollo

La Asamblea General establece orientaciones y modalidades para todo el sistema de Naciones Unidas, y a nivel nacional y regional, en torno a la cooperación internacional para el desarrollo. La revisión cuadrienal amplia de la política (QCPR, por sus siglas en inglés) es el mecanismo mediante el cual la AGONU establece y evalúa la pertinencia, eficacia, eficiencia, coherencia e impacto de las actividades operacionales para el desarrollo del Sistema. Son varias las entidades de la ONU con mandatos en este ámbito, que cubre tanto las actividades relativas al desarrollo a largo plazo como aquellas con un enfoque de asistencia humanitaria de emergencia o de corto plazo.

Entre las prioridades para México se encuentran, además de la promoción de la efectividad y la coordinación dentro de la Organización, la integración de la sustentabilidad y de las prioridades ambientales en las actividades y proyectos para el desarrollo, especialmente en el marco de la Agenda de Desarrollo Sostenible; el mejoramiento de la coherencia sistémica, la congruencia de las actividades para el desarrollo en cuanto a recursos, planes, metas e indicadores; el principio de enfoque diferenciado, la gestión basada en resultados, la dimensión regional y el fortalecimiento del ECOSOC como entidad coordinadora de la agenda de Desarrollo de Naciones Unidas. Asimismo, la incorporación plena de la dimensión de género y de las necesidades de las personas con discapacidad en la agenda para el desarrollo, el impulso a la cooperación del Sistema de Naciones Unidas para el desarrollo con los países de renta media, la contribución de estos a través de la Cooperación Sur-Sur y Triangular, la inclusión de nuevos actores en los proyectos de cooperación (ONGs, sector privado, sociedad civil, entre otros).

La aplicación completa de los mandatos de la Asamblea General serán de gran relevancia en la definición de la nueva agenda de desarrollo, por lo que se deberá reforzar la participación de México en los trabajos del Sistema de las Naciones Unidas para el Desarrollo, incluyendo los fondos, agencias, programas y comisiones regionales. Aquí se incluyen el PNUD, el Fondo de las Naciones Unidas para Asuntos de Población, la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS, por sus siglas en inglés), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA)