“Roma” o la revolución de las conciencias

Participación de la Embajadora Luz Elena Baños Rivas, Representante Permanente de México ante la OEA en el panel “Las industrias creativas para la visibilidad de la agenda social de Latinoamérica”, organizado por el BID.

 

Washington, DC, 9 de septiembre de 2019.

 

A Yalitza, por engendrar la revolución

Nacumichun taba, an sha tyin vaachun Yalitza/ Bienvenida Yalitza

 

El avance de la agenda social es uno de los grandes retos que compartimos los países de América Latina. Las enormes brechas presentes en nuestras sociedades, asociadas a  prácticas de discriminación, injusticia  y exclusión, son una manifestación dolorosa de la situación que prevalece en América Latina pero, al mismo tiempo, son un llamado  urgente para desplegar acciones encaminadas a reducir la desigualdad, la pobreza y todo tipo de discriminación y violencia, particularmente contra las mujeres.

Reafirmando su compromiso con el multilateralismo como la vía idónea para atender  los problemas comunes de nuestras sociedades, en el ámbito interamericano, entre otros esfuerzos, México ha promovido decididamente una Declaración en el marco de la Octava Reunión Interamericana de Ministros de Cultura y Máximas Autoridades de Cultura que se llevará a cabo en Barbados, a finales de mes, para reposicionar el sector cultural en el desarrollo sostenible impulsando la inclusión de indígenas y afrodescendientes, así como de otros grupos vulnerables, en la vida social, económica, política y cultural de nuestros países.

Los retos sociales de América Latina demandan la participación de todos los actores, por esa razón, la cultura y sus industrias creativas juegan un papel muy relevante para lograr transformar imaginarios colectivos que reproducen las desigualdades y los estereotipos.

La película “Roma”  contribuyó en el avance del debate de los derechos de más de 2.5 millones de trabajadoras del hogar, indígenas en su mayoría, ya que puso en el centro del debate su situación y reeducó al público para incentivar la normalización del acceso a derechos de este grupo.  En palabras de Alfonso Cuarón, “Roma se convirtió en una plataforma para movimientos importantes en México y Estados Unidos de trabajadoras domésticas”.

En marzo de este año, México aprobó la legislación para que las empleadas domésticas, que usualmente sufren discriminación por su condición de mujer y origen étnico, tengan acceso a la seguridad social.

La creatividad ha sido siempre un componente clave en la cultura mexicana y latinoamericana. El talento y la innovación son dos características relevantes de nuestra región que deben vincularse íntimamente con los retos del desarrollo para aprovechar, ante numerosas audiencias, la poderosa herramienta de poder suave que significa la cultura y sus industrias.

Roma” nos ha conmovido, ha causado en el público profunda empatía con un grupo históricamente marginado, tres veces marginado: las mujeres, los indígenas y las empleadas domésticas.

El personaje que Yalitza hizo en “Roma” representa esta triple y amarga marginación, por eso su actuación nos ha estremecido, nos ha hecho voltear hacia una realidad presente que hemos evadido una y otra vez, pero que finalmente ha emergido con fuerza en el rostro de Cleo, cuya historia es un rosario de injusticias, de exclusiones y discriminación, que ejemplifican la dramática existencia cotidiana de quienes pasan por la vida sin derecho a casi nada y de un entorno que lo solapa y lo acepta cómodamente como algo normal.

Agradecemos a Alfonso  Cuarón por creer en una persona anónima como Yalitza y por permitirnos este viaje a la vida  de Cleo para verla amar, creer, sufrir, perdonar, trabajar desde la marginalidad en la que viven tantos millones de latinoamericanos olvidados y despreciados.

La fuerza del poder suave se ha expresado con energía en “Roma”, no solo por la magia de un rodaje entrañable que rescata la personalidad de un barrio icónico de la Ciudad de México y por la hermosa fotografía en blanco y negro, que aumenta el dramatismo y la profundidad de los planteamientos, sino por los planteamientos en sí mismos que rescatan de la indiferencia temas fundamentales de la agenda social de México y de América Latina, la región más desigual del mundo.

Las industrias creativas, lo mismo las artes escénicas, que visuales, audiovisuales o plásticas, el diseño o los libros son parte relevante del poder suave, cuya efectividad reside en la forma que son captadas y asimiladas por el público, que se apropia de sus contenidos, de sus mensajes, no solo de la parte estética y técnica.

Ya que el poder suave se conecta con el público por medio de los sentidos y no solo por la vía  racional, las industrias creativas como el cine son portadoras de mensajes que el público decodifica de manera subjetiva, apropiándose de ellos de manera sensible y profunda e incluso subliminal. Desde esta perspectiva, “Roma” ha sido una verdadera revolución de las conciencias para visibilizar el trabajo doméstico realizado mayormente por mujeres, para recordarnos que son urgentes los cambios laborales que  aseguren el derecho a una remuneración justa, a la estabilidad en el empleo, a jornadas limitadas y razonables, a contratos apegados a la ley,  a vacaciones pagadas, a descansos legales, a seguridad social y a jubilación.

El Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales  en su Artículo 6.2 indica que los Estados están obligados a tomar medidas para conseguir un desarrollo económico, social y cultural constante y la ocupación plena y productiva, en condiciones que garanticen las libertades políticas y económicas fundamentales de la persona humana.

Por su parte el Protocolo adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales también conocido como Protocolo de San Salvador amplía esta obligación estatal al señalar que los Estados deben ejecutar programas encaminados a que las mujeres cuenten con la efectiva posibilidad de ejercer el derecho al trabajo, buscando la inserción en el mercado laboral, condición indispensable para lograr la independencia económica de las mujeres y, por lo tanto, su empoderamiento sustantivo.

Las desigualdades de género parten también de la falta de acceso de las mujeres al mercado laboral en un ambiente de igualdad y de la falta de corresponsabilidad de los hombres en las labores del hogar, en este contexto,  “Roma” ha sido un instrumento muy efectivo para visibilizar esta triple agenda que Cleo interpreta: la marginalidad múltiple de las mujeres indígenas que son empleadas domésticas.

Roma” también nos conecta con la marginalidad múltiple de tantas mujeres, independientemente de su estrato social o educativo: el abandono de sus parejas en una sociedad machista, que expresa de distintas formas la violencia hacia las mujeres como una situación natural, como una especie de predestinación a sufrir por el solo hecho de ser mujeres. Por eso, “Roma” y el papel estelar de Yalitza, al interpretar en Cleo esta multiplicidad de marginalidades, tiene un gran valor en el proceso que vivimos actualmente en el que los Estados, las organizaciones y las personas se comprometen crecientemente para lograr la plenitud del empoderamiento de las mujeres como la única vía para construir sociedades democráticas, con igualdad sustantiva, donde la violencia y el trato injusto de las mujeres se castigue fuertemente como un camino eficaz para lograr su erradicación.

Celebramos que Alfonso Cuarón  haya usado el realismo con sus recursos siempre estrujantes, pero con enormes compensaciones estéticas para visibilizar esta triple agenda social pendiente en América Latina, para rescatar la memoria de un barrio de la Ciudad de México con gran personalidad y para evocar reminiscencias autobiográficas que siempre imprimen un toque fuerte de introspección muy apreciado por la calidad de sus resultados en el proceso creativo.

Gracias Yalitza por recordarnos que todos los seres humanos tienen potencialidades diversas y que es necesario darles oportunidad para que afloren y se manifiesten, a veces de manera esplendorosa como ha sido tu interpretación de Cleo.

Gracias por haber despertado tanta polémica al salir repentinamente del anonimato a los reflectores, que empeñados en clasificar la belleza y el talento en rígidos moldes han colapsado con la presencia de una joven indígena como tú, que nació en Oaxaca, uno de los estados más desiguales de un país desigual, que forma parte de la región más desigual del planeta.

En la presentación del paquete económico 2020 que presentó ayer el gobierno mexicano al Congreso se lee que, el sur de México es lo más desigual del país y que si Oaxaca creciese al mismo ritmo que presentó entre 1980 y 2017, le tomaría más de mil años para igualar el PIB per cápita actual de la Ciudad de México y más de 800 años para igualar el del estado de Nuevo León, en el norte de México. Cleo representa el sur geográfico, el sur laboral y el sur de género.

Yalitza, la emergencia de tu presencia ha sido útil para visibilizar la injusticia del trabajo doméstico, el duro destino de los indígenas y de las mujeres, marginadas desde antes de nacer. Tu presencia en los reflectores mediáticos ha servido también para comprobar la enorme influencia que las industrias creativas poseen para hacer públicas agendas sociales, por eso, además de la poética que fluye a lo largo de “Roma”, la película nos ha cautivado también por sacar del olvido la triple marginalidad  de las mujeres indígenas y empleadas domésticas, y por eso “Roma” es ya una producción clásica del cine mexicano, latinoamericano y global y tú eres un ícono de la lucha de las mujeres por hacer valer sus derechos y tener una vida libre de violencia.

 

Iyoo taa si sha cuvi chindi chu, un, Yalitza/Nos sentimos muy orgullosos de ti, Yalitza.

 

Muchas gracias.